Uncategorized

Reflexiones del Futuro

El día de ayer fui a una tienda de máquinas de empaque, ya que en unas semanas me voy a mudar de México a vivir a otro país, y necesito hacer muchísimos empaques como bien se podrían imaginar. Al estar en aquella tienda, me encontré con un amigo con quien después me fui a tomar una cerveza para platicar de nuestras vidas. Resulta ser que la vida hoy de mi amigo  es un pequeño desastre debido a una serie de eventos desafortunados de los cuales aparentemente no ha podido recuperar el balance.

Algo muy importante de esta conversación, fue el hecho que me di cuenta de que no todo estaba mal o perdido en su caso, ya que a diferencia de muchas personas que se encuentran en aprietos, mi amigo está perfectamente consciente de sus deficiencias y esta trabajando en estrategias para contrarrestarlas : esto me dice que va a salir adelante. Sin embargo, de esta conversación puede también aprender mucho, como sucede de cualquier conversación, cual sea que sea el tema. En esta conversación, se me fue reafirmado algunos elementos de que no hacer en ocasiones futuras de consecuentemente de que si hacer.

Una de las cosas principales de lo que no se debe de hacer es actuar irreflexivamente en cualquier cosa. Esto es  debido a que la reflexión es aquello único que tiene un cierto poder para transportarnos de cierto modo al futuro por medio de estimaciones y conclusiones, dos elementos que de ser acertados simplemente nos otorgan una ventana hacia tiempos futuros. También debemos de saber que para que esta ventana sea clara, debemos saber hacer estimaciones del mejor modo posible y entender también que no existe estimación perfecta en gran parte debido a la naturaleza de nuestra mente que esta sujeta a los dictámenes de la memoria y a la merced de la imaginación.

Tenemos que saber también que lo máximo que podemos esperar de una buena reflexión es abrir una ventana al futuro como si esta se abriera en algún paisaje debajo del mar, donde las cosas se ven y se distinguen aunque nunca de manera tan clara como vemos en la superficie. Para poder ver bien y acertadamente en el momento de la reflexión se debe utilizar un lente que solo esta disponible en presente.

Existe también una forma de poder construir las acciones futuras de una mejor manera, una manera que siempre acertara debido a que simplemente no es nuestro modo natural. Esta manera es el procurar siempre actuar en comunión con el bien común. El actuar en harmonía con el  bien común casi nunca es fácil, aunque una vez que se hace se comienza a formar un hábito dorado que nos lleva a una vida llena de felicidad ya que si la felicidad y prosperidad del prójimo es la de uno mismo, todo siempre saldrá como debe de salir: bien.